Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Campaña «Trabajos saludables en cada edad»

 

Hace apenas unos días, la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo ha puesto en marcha la campaña 2016-2017 Trabajos saludables en cada edad. Como sabéis, esta agencia propone anualmente un tema sobre prevención de riesgos laborales e invita a empresas y trabajadores a sumarse a ella compartiendo el interés por divulgar los materiales que se elaboran para ello.

En esta ocasión le toca el turno a un tema ciertamente necesario, el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable desde el inicio de la vida laboral y a lo largo de toda la carrera profesional de los trabajadores. Se trata de un aspecto muchas veces olvidado o, al menos, obviado por culpa de lo cotidiano, lo urgente o lo más grave. Y es que estamos ante una cuestión de largo plazo, colectiva y en la que la responsabilidad se diluye. Es al fin no sólo una cuestión de prevención de riesgos laborales, sino también de responsabilidad social. Si somos permisivos con determinadas situaciones y no actuamos en beneficio de la seguridad y salud cada día, estamos dando lugar a un perjuicio colectivo que puede volverse contra nosotros mismos.

Pero es que, además, podemos llegar a un enfoque más afinado y afirmar que los trabajadores con mejor salud son más productivos, tienen menos bajas laborales. Como tantas veces, no se trata de llevar a cabo grandes inversiones, sino de mantener un espíritu preventivo latente que impregne el buen hacer en el seno de la empresa.

Os dejo los enlaces más relevantes de la campaña:

Más información sobre la nueva campaña

Consulte la guía electrónica sobre la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo en el marco del envejecimiento de la población activa

Vea el vídeo de presentación de la campaña

 

Trabajo y diversión, ¿antagónicos o imprescindibles?

El 1 de abril se celebra, cada vez por parte de más adeptos, el día de la diversión en el trabajo. Hay quien piensa que se trata de una iniciativa un tanto snob, un capricho de multinacional tecnológica o simplemente una manera de perder el tiempo. Sin duda tiene algo de provocación, ya que desde aquel Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado en el Génesis 3:19, parece admitido que el sufrimiento es consustancial al trabajo y además lo es a perpetuidad, pero hay razones para, al menos, la reflexión.

Por fortuna, algo ha llovido desde que se redactara la Biblia y algo hemos aprendido sobre prevención de riesgos laborales y sobre productividad. La diversión en el trabajo es el epítome de una percepción del trabajo basada en el conocimiento del comportamiento humano y sustentada en valores empresariales de un presente con futuro.

Los beneficios de la diversión —sí, reir con ganas, carcajear, gozar de la hilaridad, cultivar el sentido del  humor— son tangibles, están estudiados, refrendados por investigaciones científicas. Está comprobado que ayuda a mejorar el clima laboral, ya que contribuye a cohesionar los equipos humanos, mejora la comunicación interna, favorece la creatividad y la innovación. En términos de prevención de riesgos laborales, aleja las patologías psicosociales, previene el estrés y da lugar a entornos de trabajo saludables. Es en última instancia una potente herramienta de productividad, mejora la motivación y se transmite a las relaciones con proveedores y clientes.

No es sin embargo el bálsamo de Fierabrás. Celebrar el día de la diversión en el trabajo tiene sentido y eficacia siempre y cuando los deberes estén hechos y sea una efemédide coherente. De poco sirve proponer a tu plantilla una sesión de risoterapia si es política de la casa tener contratos a tiempo parcial y jornadas más que completas; si tenemos un conflicto abierto por el agresivo estilo de mando de nuestro jefe de planta, no hagamos bormas encima. Ahora bien, si ya hemos transitado por la prevención de riesgos laborales, por los entornos de trabajo saludables o asumimos la responsabilidad social empresarial como parte de nuestra esencia, esta guinda puede aportar un impulso más hacia el futuro.

Los descreídos pueden pensar que se trata de un invento más,  pero estoy seguro que de aquí a cinco años las empresas que celebran el día de la diversión seguirán abiertas, mientras que quienes juegan a la lotería del abuso estarán fuera del mercado o el menos en el mismo fango que hoy. ¡Tú decides !