Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

La Comunitat innova para evitar caídas al mismo nivel

La innovación en prevención de riesgos laborales ha sido clave para que, tras la aprobación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995, se haya operado una reducción de la siniestralidad laboral muy notable que, a pesar de los incrementos que se están registrando en los últimos meses, ofrece un balance muy positivo.

Cualquiera con la suficiente perspectiva vital y que tenga el piloto de la seguridad y salud activado podrá poner en paralelo las condiciones de trabajo de entonces y las de ahora y dar fe del extraordinario cambio vivido en las empresas españolas en esta materia. Por referirnos a la actividad productiva más a la vista de todos, la construcción, es sensible la transformación que se ha operado. Los medios de trabajo y de protección colectiva con los que hoy cuenta una obra son radicalmente más avanzados y combinan, por lo general, una mejora de la productividad con una seguridad intrínseca muy superior. Si recordamos, por ejemplo, los andamios colgados que se empleaban de manera ordinaria por entonces, fuente además de numerosos accidentes graves y mortales por su mala implementación, y los enfrentamos a los andamios de mástil actuales, los separa un abismo. Pero además, la organización de la prevención, la formación e información, la coordinación en fase de proyecto y ejecución, el control de la subcontratación, etc. permiten dibujar un panorama notablemente distinto y con una capacidad muy superior de prevenir riesgos laborales.

Los cambios tecnológicos, organizativos o de gestión son elementos clave, que marcan la diferencia entre sufrir accidentes o enfermedades o trabajar con seguridad y salud. Unos guantes de nitrilo con un coste de unos céntimos de euro evitan dermatitis de contacto que someten a mucho sufrimiento personal a quienes la padecen y a importantes costes a empresas y a la sociedad en su conjunto.

Por suerte, el camino de la innovación no se detiene. Recientemente, INESCOP e ITC han anunciado que trabajan en el diseño de calzados y pavimentos orientados a prevenir las caídas al mismo nivel, producidas con frecuencia por resbalones, bien por mala adherencia de suelas, por pavimentos deslizantes o por ambas cosas. La relevancia de este avance puede ser muy alta. Sólo en 2015 se produjeron en España 5.721 caídas al mismo nivel, 60 de ellas graves y 9 con consecuencias mortales.

Un paso más para reducir los accidentes, y además promovido por gentes e instituciones de nuestra Comunitat.

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web