Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) también son cosa tuya

El día a día nos hace centrarnos en lo urgente y muchas veces perdemos de vista cuestiones verdaderamente importantes pero que se antojan lejanas o, al menos, demorables ─Primum vivere deinde philosophari─ . Por eso conviene, siquiera sea de vez en cuando, alejarse del suelo y ascender hasta vernos desde arriba, rodeados por nuestro entorno, como piezas del engranaje del que en realidad formamos parte .

Cuando en septiemb

re de 2015 la Cumbre para el Desarrollo Sostenible aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los medios de comunicación se hicieron eco del hito y por unos días resonó en la sociedad una voz de optimismo y solidaridad. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) habían de poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático. Se trata de un reto importante, global y a largo plazo, nos conmueve y estamos de acuerdo, pero lo percibimos como fuera de nuestro alcance y de nuestro campo de actuación. Nos alegraremos de que se alcancen los ODS y pediremos a nuestros gobernantes que se impliquen en ello.

Efectivamente, nosotros no podemos cambiar el mundo, pero siendo realistas, tampoco lo puede cambiar una gran empresa o un solo Estado. Los ODS son ambiciosos y requieren también nuestra colaboración.

Por fortuna, los principios que son válidos para el desarrollo sostenible a escala mundial también lo son para que nuestro negocio tenga un futuro más esperanzador. Aprovecha la hoja de ruta del planeta para definir la tuya. Si crees que no es urgente preocuparte por la igualdad en tu empresa, o medir y dar a conocer el impacto de tu actividad en el medio ambiente o en la sociedad, hoy estás un paso más alejado de lo que los demás esperan de ti. En cambio, si decides formar parte de la solución y no del problema, estás a tiempo de hacerlo,  de mejorar tu posición social y estratégica.

El proceso no es complejo, aunque sí requiere un poco de dedicación. Para ponerlo más sencillo, es muy útil la guía que han desarrollado el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), UN Global Compact y el Global Reporting Initiative (GRI).

Uso del lenguaje igualitario

Suelo ser escéptico respecto a los cambios en nuestra forma de expresarnos impuestos o artificiosos. Por otra parte, los que tenemos unos años hemos visto qué difícil es  gobernar el uso que de la lengua que hacen los hablantes. Recuerdo cómo por tratar de estar al día, la Real Academia acogió vocablos como “guay” o “mogollón” por su uso extendido entre los jóvenes y me da que hoy día son pocos los que lo pasan “guay del Paraguay” (da casi vergüenza por lo demodé de la expresión).

Respecto al lenguaje no sexista admito que no me ha convencido nada la innovación de hacer interminables las frases. P. ej.  “los trabajadores y las trabajadoras” para evitar el masculino genérico “los trabajadores” que incluye ambos sexos. No lo veo práctico y me da la sensación de que decaerá su uso o al menos no se generalizará. No obstante admito que existe un problema de falta de igualdad en el lenguaje. Los hábitos sociales cambian y la lengua ha de reflejar esa transformación para ser inclusiva, no sexista e integradora. Leer más

Por la igualdad

Mucho ha llovido desde que las valientes pioneras de la defensa de los derechos de la mujer se abrieron paso entre la masa excluyente dominante y comenzaron una larga lucha que no ha cesado. A partir de entonces, los derechos civiles de madres, esposas e hijas se han ido conquistando de forma más o menos pacífica y con mayor o menor rapidez. La equiparación legal ha corrido más que la igualdad de facto, pero aunque hay aún un salto entre una y otra realidad, el avance ha sido muy notable.

La legítima aspiración de un mundo en el que hombres y mujeres gocen de igualdad de derechos y oportunidades está cada vez más cerca, a pesar de lo cual existen aún situaciones y hechos que revelan diferencias injustas que es preciso corregir. Ante ello cabe ser vigilante, denunciar la inequidad, acometer medidas incentivadoras y que sensibilicen al conjunto de la sociedad. Leer más